Secretaría de Salud

La salud es el mejor regalo, la historia del bebé “Chemita” y su mamá contra COVID-19

Jue, 12/23/2021 - 22:12 -- comunicación.social
https://www.flickr.com/photos/desarrollosocialjalisco/albums/72177720295471424

:
 
 
 

  • José María nació con 28 semanas de vida y pesando 900 gramos; mientras su madre permaneció intubada mes y medio por la infección del coronavirus.
  • Pese a los pronósticos negativos, ambos lograron vencer distintas complicaciones con gran apoyo del personal del Hospital Zoquipan.

 
Los 365 días del año el Hospital General de Occidente (HGO) también conocido como “Zoquipan” recibe decenas de personas y pacientes. Ha sido uno de los pilares de la atención a COVID-19 en Jalisco, de entre todas estas historias de lucha y perseverancia destaca la de José María, “Chemita”, un bebé que nació con diversas complicaciones y que gracias al compromiso del personal de salud y la entereza de su madre y familia, ha logrado sobrevivir. En víspera de la Navidad compartimos esta historia de vida.
 
En junio pasado Teresa, con un embarazo de 5 meses y medio que indicaba estar bajo control comenzó a presentar un cuadro de infección respiratoria. Su médico particular le diagnosticó gripa simple, pasó una semana y la mujer se agravó; tras visitar varios hospitales particulares, donde no fue recibida, llegó a Zoquipan. Ahí supo que padecía COVID-19 y que era grave.
 
“Chemita”, como le dice de cariño el personal de salud, nació de 5 meses y medio con prematurez extrema y sin signos vitales.
 
“La historia de Chema es impactante, es un bebé de 28 semanas nacido por cesárea, desde su nacimiento fue intubado, presentó falla cardíaca, afortunadamente lo pudimos tener en incubadora y no hubo contagio de madre a hijo”, detalló Omar Enríquez Cisneros, Jefe del Servicio de Pediatría del HGO y quien atiende hasta la fecha al pequeño.
 
El especialista agregó que al momento el niño continúa requiriendo el uso de oxígeno, y presenta secuelas de hemorragia cerebral, complicaciones en sus ojos y algunas crisis convulsivas; sin embargo, todos estos padecimientos han sido tratados y evoluciona favorablemente con el apoyo y cariño incansable de sus padres Teresa y Luis.
 
Con atención de médicos especialistas, enfermeras, trabajo social y demás personal de salud del Hospital Zoquipan, Chema libraba su propia batalla en una incubadora; mientras Teresa permanecía hospitalizada en el área COVID-19 donde estuvo intubada mes y medio tras la cesárea; se le realizó una traqueotomía y sufrió tres paros cardiacos, entre otras complicaciones. Debido a los medicamentos y su condición agravada no pudo amamantar a Chema y es aquí donde la donación de leche materna fue crucial.
 
Emma Margarita Méndez León, Coordinadora de Lactancia Materna del HGO refirió la importancia que tuvo la leche materna donada para que Chema comenzara a aumentar de peso: “En el mes de julio nos indican que se necesitaba leche humana pasteurizada para este bebé debido a que su mamá estaba intubada, estos son los casos tan importantes que nosotros vemos donde los bebés deben recibir este alimento, pequeños prematuros de mamás que están hospitalizadas, menores de 1 kilo 500 gramos de peso. A él, que pesaba 900 gramos se le brindó todo el tiempo”.
 
A medida que Chema absorbía los nutrimentos mejoraba, hasta que fue posible darlo de alta, aunque aún sigue en tratamiento en casa. La leche que lo alimentó fue donada por el Banco de Leche del Hospital Materno Infantil “Esperanza López Mateos”, donde se reciben las donaciones y se pasteuriza. El HGO colecta leche humana y es de los primeros lugares de donación proveniente de mamás pacientes de la propia institución y madres externas.
 
Méndez León subrayó que las mujeres con COVID-19 pueden continuar con la lactancia materna, en alojamiento conjunto con su bebé, siguiendo todas las medidas de uso de cubrebocas, limpieza de áreas y lavado de manos, así como la vacunación contra COVID-19 durante el embarazo o después de este. “La vacunación y la lactancia materna salvan vidas, donar leche es donar amor”, dijo.
 
Teresa también salió adelante. A cinco meses de distancia, visiblemente mejorada, agradeció a todo el personal que los atendió. “Yo defino a los médicos que nos trataron, tanto a mí como a mi hijo, como unos ángeles con batas blancas, porque son seres humanos tan especiales que no tengo otras palabras, nos salvaron, estuvieron entregados totalmente, porque se vio el espíritu de humanidad, cada que yo veía a mi hijo cuando se agravaba me explicaban que tenían qué hacer. Estamos muy agradecidos por tanta gentileza, tanta humanidad”.
 
La historia detallada del bebé Chemita se puede ver en las redes sociales de la Secretaría de Salud Jalisco y en la siguiente liga https://bit.ly/3Jefifg
 
 
 
 
 
 

Autor: comunicación.social - Secretaría de Salud
Fecha de actualización: 24/12/2021 - 04:12:54